30 de noviembre de 2013

Los Papas que han influido en mi vida




Papa: “Petri  Apóstoli Potestatem Accipiens” (recibiendo la potestad de Pedro apóstol)
   
 “Y yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra, Yo edificaré mi Iglesia y el poder del infierno no prevalecerá contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los cielos; y todo lo que atares sobre la tierra será también atado en los cielos; y todo lo que desatares sobre la tierra será también desatado en los cielos.”
    Mateo, 16, 18-20

 Cinco son los Papas que han dirigido la iglesia en mis casi cincuenta años de vida:

 Pablo VI que murió cuando contaba catorce años y a quien recuerdo por haber sido quien guio y finalizo el Concilio Vaticano II, del que surgieron los movimientos católicos obreros. 

Juan Pablo I  que murió de un infarto tras treinta y tres días de pontificado  y que creo qué prometía ser un buen Papa;  no quiso la ceremonia de la coronación.

 Juan Pablo II, del que aprendí  que se puede servir a Dios desde el sufrimiento personal  “El sufrimiento, en efecto, es siempre una prueba —a veces una prueba bastante dura—, a la que es sometida la humanidad”,  elegido con cincuenta y ocho años tuvo tiempo de ejercer un largo pontificado viajando incansablemente, predicando y escribiendo. Nos dejo un nuevo Catecismo y  nos enseño a perdonar a quienes atentan contra nosotros.

Benedicto XVI  es el cuarto Papa que he conocido y al cual tengo por un teólogo  consumado, me enseño a renunciar, a darme de cuenta cuando tengo que dejar paso a los demás, a no aferrarme a las cosas, a ser simplemente un peregrino en busca de Jesús.” Gracias, gracias de corazón. Gracias por vuestra amistad y vuestro afecto (...). No soy más el Sumo Pontífice de la Iglesia. A partir de las 20.00 horas, seré simplemente un peregrino que continúa su peregrinaje sobre la Tierra y afronta la etapa final. (...) Gracias y buenas noches.”.

 Y Francisco el Papa que me rompe los esquemas, que me habla con un lenguaje claro, que comprendo, de
“la calle”. Es el Papa que denuncia con palabras llanas y entendibles para todos, las guerras, los conflictos económicos, el ansia de dinero y de poder, la corrupción y los crímenes contra la vida humana y contra la Creación. El qué  lavó, secó y besó los pies a doce reclusos, entre los que había dos mujeres, una de ellas de religión musulmana.  El que  se aloja en la habitación 201, la cual consta de una cama, un crucifijo, un salón y un baño,  con el propósito de buscar una "forma simple de vivir y la convivencia con otros sacerdotes”, el que  critica a las personas que trabajan con el fin último de la acumulación de dinero, las cuales opina que se enfrentan a una «catarata descendente de degradación moral, el que nos dice; "El Papa ha de servir a todos, especialmente a los más pobres, los más débiles, los más pequeños".
 Se nos eriza el cabello cuando nos exhorta con frases como: «Hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraterna. La cultura del bienestar nos hace insensibles a los gritos de los demás. Hemos caído en la globalización de la indiferencia», «La crisis económico-social y el consiguiente aumento de la pobreza tiene sus causas en políticas inspiradas en formas de neoliberalismo que consideran las ganancias y las leyes de mercado como parámetros absolutos en detrimento de la dignidad de las personas y de los pueblos» «Sufro cuando veo en la Iglesia o en algunas organizaciones eclesiales que el rol de servicio, que todos nosotros debemos tener, que el rol de servicio de la mujer, resbala hacia un rol de servidumbre», «Dios está en la vida de cada persona, está en la vida de cada uno. Y aún cuando la vida de una persona ha sido un desastre, aunque los vicios, la droga o cualquier otra cosa la tengan destruida, Dios está en su vida. Se puede y se puede buscar a Dios en toda vida humana. »,  «No hace falta ir al psicólogo para saber que cuando uno denigra al otro es porque él mismo no puede crecer y necesita humillar al otro para sentirse alguien. Jesús con toda sencillez dice: "no habléis mal uno del otro. No os denigréis. No os descalifiquéis"... si uno no es capaz de dominar la lengua se pierde», «Una vez una persona, para provocarme, me preguntó si yo aprobaba la homosexualidad. Yo entonces le respondí con otra pregunta:- dime, Dios, cuando mira a una persona homosexual, ¿aprueba su existencia con afecto o la rechaza y la condena? Hay que tener siempre en cuenta a la persona. Y aquí entramos en el misterio del ser
humano. En esta vida Dios acompaña a las personas y es nuestro deber acompañarlas a partir de su condición», «Que los candidatos a obispos sean pastores cercanos a la gente, padres y hermanos, que sean amables, pacientes y misericordiosos. Que amen la pobreza, tanto la interior como libertad para el Señor como la exterior que es sencillez y austeridad de vida, que no tengan una psicología de príncipes», «Veo con claridad que lo que la Iglesia necesita con mayor urgencia hoy es una capacidad de curar heridas y dar calor a los corazones de los fieles, cercanía, proximidad. Veo a la Iglesia como un hospital de campaña tras la batalla», «Quiero a los sacerdotes en las periferias donde hay sufrimiento, sangre derramada, ceguera que desea ver, donde hay cautivos de tantos malos patrones. Quiero pastores con olor a oveja», «Un religioso no puede tener cara de guindilla en vinagreta"»
Este es nuestro nuevo Papa, un Papa cercano. Que Dios lo guarde y lo ilumine por muchos años para mayor gloria de su Iglesia

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...