24 de mayo de 2014

ángel de la guarda



 Lo que está claro es que a Arturo sólo le importaba la felicidad de esa chica a la que llamaba Eva por ser para él "la primera mujer" y, por esa felicidad, sacrificó la suya. Pero ni tan siquiera se llamaba Eva.

 Al día siguiente se despertó como renacido, descansado y con una luz fulgurante que sólo había descubierto una vez en los ojos de Eva. Pero al levantarse de su cama de nubes descubrió que había muerto, que su suicidio había sido real. Se levantó, fue a hablar con Dios y a pedirle explicaciones. Dios le obsequió con el regalo de ser el ángel de la guarda de su amada, por sus buenos sentimientos. Arturo se quedó pensativo y llegó a la conclusión de que eso era mejor que estar vivo. Le dio las gracias a Dios y se fue a cuidar de ella para toda la eternidad...aunque ella no lo supiera... nunca. 


leer texto completo en la web del autor 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...