9 de abril de 2014

Anoche soñé contigo





Anoche soñé contigo. Fue un sueño extraño puesto que aparecíamos los dos como hace muchos años,  como cuando éramos novios. Te acompañaba  a esperar que te recogieran tus compañeras con el coche para ir al trabajo, como entonces recuerdas, nos despertábamos y ya teníamos que estar un momento juntos. El lugar no era el de siempre; estábamos en la entrada de una especie de parque y parecías perdida.  Cuando llegaron a recogerte no querías montar en  el coche, fui yo quien tuvo que decirles que te esperaran. La chica que conducía, tenía un gran parecido con una de tus ex compañeras y abandono el vehículo  dejándolo solo, no había nadie dentro, ninguna de ellas. 
Nosotros estábamos hablando, no puedo recordar lo que decíamos, y en ese momento me despertó Lucía que se había bajado de la cama y vino a buscarme para que la volviera a acostar. Intente volver a dormirme y continuar con el sueño, un sueño que me acercaba a ti. Quería volver a sentirte, hablarte, besarte, aunque fuera en sueños, pero ya no pude. 

Todos me dicen que conforme pasa el tiempo me encontrare  mejor, que la tristeza se hace más llevadera y que se puede volver a vivir; pero a mí me está sucediendo al revés. Cuanto más tiempo pasa me vuelvo más irritable, solitario, melancólico... No me soporto ni a mí mismo, solo me encuentro bien cuando estoy solo y puedo dar rienda suelta a mis sentimientos.  El problema es que no quiero estar solo, quiero estar contigo  y no me importa el cómo.
Veo tus fotografías y no consigo explicarme como ha podido pasar esto. Como de la noche a
la mañana te me fuiste para siempre.  Carmen la psicóloga pensaba al principio que presentaba un estado de negación pero, ¿cómo negarme a mí mismo lo que ha pasado si lo vivimos juntos día a día, minuto a minuto? ¿Cómo negar tú muerte si fui yo quien ordeno tú sedación? Una cosa es que no me lo pueda explicar y otra que no comprenda que es lo que ha sucedido. 
Lo que sucede es que tú ya no estas, ni estarás nunca junto a mi en esta vida . Sucede que ya no puedo vivir mas que de recuerdos, que ya no podremos envejecer juntos que es lo que sonábamos. 
 Perdóname por no haberte seguido en el mismo momento en que  te fuiste, perdóname por estar dejándote sola tanto tiempo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...