23 de marzo de 2014

Edgar Allan Poe




Mi amor... mi fe... instilarán en tu pecho una calma preternatural. Descansarás por el cuidado... te pondrás mejor... y si no, Helen, si murieras.... entonces al menos aferraría yo tu mano querida en la muerte, y gustosamente... oh, alegremente, descendería contigo a la noche de la tumba.
                                                                                                                Edgar Allan Poe

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...