24 de marzo de 2014

Otro día que pasa...




Pasan los días mi amor y mis ojos no se secan. Pasan los días y mi pena es más grande. Todas las noches acabo mis rezos con el mismo ruego; “Señor acoge estas oraciones por el eterno descanso de mi esposa y acuérdate de mí, no consientas que me condene sino llévame contigo. Pero todas las mañanas amanece el día y yo sigo aquí, cuando lo que querría es estar a tú lado. ¿Por qué te puso en mi camino para luego llevársete así? ¿No habíamos sufrido ya bastante? ¿Acaso no dimos un hogar, en su vejez incluso a los tíos de tú madre, para que no estuvieran solos y desamparados? ¿Qué hemos hecho para que nos separara tan pronto y tan rápido? ¿Por qué siempre da pan a quien no tiene dientes?

Cada día me apetece menos salir a la calle, porque comienzo a tener envidia. Envidia de las parejas de ancianos que van juntos. De esas que cuando las veíamos nos decíamos “así iremos nosotros cuando seamos viejecicos. Tú ya nunca serás vieja amor mío, te has marchado en la plenitud de tú vida. Cuando por fin, con un poco de suerte teníamos que comenzar a vivir. 

Yo estaba mejor, bastante más estabilizado, las chicas estaban bien con sus recién nacidos. Que feliz hubieras sido amor mío criando a tus nietos, además lo hubieras hecho de maravilla, pues como mejor se aprende en esta vida es con amor y a ti de eso te sobraba para todos. Amor para las chicas, para sus parejas, para mi madre y para mí. A cada uno se lo repartías en su justa medida, menos a mí que me lo entregabas a raudales.

Te anhelo cariño, te añoro tanto. Si solo pudiese sentir el roce de la punta de tus dedos, o contemplar esa sonrisa que me llenaba la vida por completo.

Te tengo colgada por todos los rincones, y cuando te miro no puedo creerme que no vayas a entrar por la puerta como tantas veces cuando quedabas con las chicas y luego venias. Con esa vitalidad contagiosa que me hacia ponerme en marcha aunque tuviera un mal día.  Te miro y un nudo se aferra a mi estomago, no como cuando venias a buscarme al autobús para llevarme a urgencias, este nudo es diferente. Este nudo no se quita pinchándome un sedante como entonces. Este nudo me aprisiona y me quita las ganas de vivir. Sube a mi garganta la atenaza y entonces, solo el llanto me relaja por un momento.

Ha pasado otro día sin ti cariño aunque, para mí, es como si no hubiera existido, igual que todos los días pasados desde que la muerte te me arrebato. Como hoy no ha venido nadie no he tenido que fingir, he podido convivir cara a cara con mi tristeza sin tener que pensar en los demás. La verdad es que últimamente es como mejor me siento, cuando me quedo solo y puedo dar rienda suelta a mis sentimientos, llorar, gritar, golpear… sin tener que dar explicaciones a nadie de porque actuó así en ese momento. Lía cuando rompo a llorar o pego un golpe de rabia en la mesa se asusta y se va al dormitorio, no sé qué le pasa ya sabes que ha sido siempre una perra muy sentida. Me gustaría saber que corre por su cabeza, a lo mejor ella con su sexto sentido te siente entre nosotros y yo no puedo.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...